Beneficios del Sol

A todos nos gusta tomar el Sol para broncearnos en verano pero, ¿conoces todos los beneficios que nos ofrece la luz del Sol en nuestra vida diaria?

Según los estudios, el efecto de la luz solar en nuestro organismo no sólo nos ayuda a broncearnos y vernos con mejor aspecto, sino que además nos ofrece una serie de efectos beneficiosos en nuestra vida, tanto físicos como psíquicos.

Descubre los efectos positivos más importantes que obtenemos directamente con la luz del Sol:


  1. Fortalece tus huesos y dientes

Los rayos UV ayudan a nuestra piel en la producción de vitamina D. Recuerda que esta vitamina es muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón. Aunque la mayoría de las vitaminas y minerales hay que tomarlas en los alimentos, en el caso de la vitamina D el metabolismo es capaz de fabricarla en la piel cuando dispone de un precursor conocido como 7-dehidrocolesterol (que proviene del colesterol) gracias a la radiación UV del sol.

Se observa que en los países con más horas de sol hay menos incidencia de raquitismo en los niños y osteoporosis y osteomalacia en los adultos.


  1. Mejora el aspecto de tu piel

Además de permitirnos lucir un bonito bronceado veraniego, el Sol también nos ayuda a tratar ciertos problemas de la piel. En casos como el acné o la psoriasis  los dermatólogos utilizan lámparas con frecuencias de rayos UV (imitando a los que recibimos con la luz solar) para ayudar a reducir las áreas enfermas y remitir la enfermedad.


  1. Estimula la inmunidad

Después de pasar unas vacaciones al Sol ¿no has notado que tienes menos tendencia a coger catarros o gripes en el invierno? No es sólo una sensación tuya, algunos estudios han demostrado que el sol es capaz de aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a infecciones.


  1. Equilibra tu nivel de colesterol

Se ha demostrado que las personas que viven en climas soleados presentan menos incidencia de enfermedades cardiovasculares. Además, los niveles de colesterol son menores en verano, además del factor de la mejor alimentación y ejercicio, principalmente porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, y por ello, cuando tomamos el Sol estamos disminuyendo realmente el nivel de colesterol y evitando que se pegue a nuestras arterias.


  1. Disminuye la presión sanguínea de tu organismo

¿Alguna vez has oído a un deportista decir que evita tomar el sol antes de una competición?

 El sol provoca una vasodilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre en la piel, disminuyendo los valores de presión arterial. También aumenta el metabolismo y la depuración de los tejidos.

Estos efectos, beneficiosos para nuestro organismo, pueden volverse en contra de una persona deportista, pues la bajada de tensión puede provocar una disminución del estado de alerta antes de una prueba, pero después de la competición, o en las personas con hipertensión el sol tiene un efecto medicinal.

La explicación está en la vitamina D de nuevo, porque en presencia de esta vitamina disminuyen los niveles de hormona paratiroidea, encargada de liberar el calcio de los huesos y de regular la presión sanguínea. Cuando aumentan los niveles de vitamina D por efecto del sol, disminuye la hormona paratiroidea y la presión sanguínea, en consecuencia.


  1. Te protege frente a la aparición de algunos tipos de cáncer

Los países mediterráneos tienen una incidencia menor de cáncer de mama, cáncer de colon, etc. frente a los países nórdicos. La explicación a esta protección natural vuelve a estar en el efecto protector de la vitamina D frente a los tumores. Recientes estudios han encontrado que la luz solar ayuda a proteger no sólo del cáncer de mama y colon, también frente a otros tumores como el de ovario, vejiga, útero, estómago, linfomas y próstata.


  1. Protege frente a la esclerosis múltiple

Los científicos siguen investigando cuál es la relación exacta entre el Sol y esta enfermedad degenerativa del sistema nervioso central; según los datos, la incidencia de esclerosis múltiple (EM) es mayor en los países con menos horas de sol. Parece que la exposición solar en la infancia reduce dramáticamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad en el futuro y que está una vez más relacionado con los niveles de vitamina D.


  1. Ahuyenta la depresión, favorece la vida sexual y mejora la calidad del sueño

 Bajo la luz del sol parece más fácil ver el lado positivo de la vida: se aumenta la sensación de bienestar y el optimismo y se aleja el cansancio, la depresión y el estrés.

La explicación está en que los rayos UV aumentan la producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar que también interviene en la regulación del sueño, la temperatura del cuerpo y la conducta sexual.

Todos sabemos que el tiempo afecta a las emociones: utilizamos la palabra “gris” para designar un estado de ánimo que coincide con los días nublados. Hace unos años se describió una alteración psicológica conocida como alteración afectiva estacional o SAD (Seasonal Affective Disorder) que afecta al 20% de la población y que se caracteriza por la aparición de síntomas depresivos en invierno, que desaparecen al llegar el buen tiempo.

Por otra parte, el Sol también aumenta los niveles de testosterona en la sangre, una de las hormonas responsables del apetito sexual. En los animales, la aparición de la época de apareamiento está regulada por las horas de sol, y aunque nosotros no pasamos las épocas de “celo” los estudios demuestran que el esperma masculino es más rico en espermatozoides en la época veraniega, en la que estamos más horas expuestos a la luz solar.

Además, aunque en verano los días se alargan, la sensación térmica es más pesada y la actividad física suele ser mayor, ¿no te sientes más activo, como si te resultara más fácil levantarte descansado a pesar de haber dormido pocas horas?

La explicación se debe al efecto de los rayos UV en la melatonina, la hormona que se encarga de, entre otras cosas, regular los ciclos de sueño. Los niveles de melatonina en sangre son más altos durante la noche, cuando no hay luz. Cuando hay luz, la melatonina desciende y nos sentimos más despiertos y activos. Así que, si quieres aprovechar al máximo las horas del día, nada mejor que aprovechar los efectos despertadores de la luz del Sol, como el buen café de la mañana.


¿A qué esperas? Aprovecha todos los beneficios del Sol entrando por tu ventana!

Un caso real (II)

Un cliente nos ha pedido que iluminemos su casa localizada en el centro de Sevilla. Un antiguo patio de un edificio de 4 plantas, con pobre iluminación, a cuyo interior dan las ventanas de su salón y su cocina. ¿Podemos hacerlo? ¡Por supuesto!.

Sus vecinos también quieren iluminar sus casas porque también sufren de la misma pobre iluminación natural, así que tenemos una amplia comunidad interesada.

¿Cómo podemos hacerlo? ¡Fácil! Un par de nuestros espejos móviles en la azotea, y un conjunto de pequeños espejos en la fachada interior del patio, ¡y hecho! Cada uno de los vecinos recibirá luz por las ventanas de sus salones y cocina, como si el mismo Sol estuviese entrando por sus ventanas. Además, con las propias cortinas del salón y de la cocina conseguirían difuminar la luz que entra por las ventanas sobre todo el espacio, cambiando la impresión de la casa, iluminando sus vidas, ahorrando luz, y ahora en invierno, ¡calefacción natural!

Un caso real (I)

Para ilustrar el beneficio de nuestro sistema de iluminación le vamos a contar un caso real. Roberto, un cliente nuestro, vive en la segunda planta de un edificio en el centro de Sevilla. El año pasado construyeron detrás de su casa un nuevo edifico de cinco plantas con el cual comparte el patio. Desde entonces, durante la mayoría del año, el sol ya no llegaba hasta su piso.

Lo que antes era una casa bien iluminada y agradable, ahora es un lugar sin luz natural. En las habitaciones que daban al patio, la cocina, el dormitorio y los dos cuartos de los niños, Roberto estaba obligado a tener la luz encendida durante todo el día.

¿Se reconocen en este relato? ¿Vive usted también en un edificio con un patio oscuro o su casa se encuentra en la sombra de otro edificio? ¿A lo mejor su habitación tiene una ventana al norte y nunca recibe sol directo? ¿Quizás usted también tiene que encender la luz aunque el sol brille fuera, o simplemente le gustaría disfrutar de la luz del sol durante todo el día?

Si esto es así, haga como Roberto. Echando de menos el sol que disfrutaba antes, se instaló nuestros espejos en la azotea de su edificio. Desde allí iluminan su patio y sus habitaciones. Ahora los rayos del sol le despiertan por la mañana, iluminando su piso hasta el anochecer.

Todo ello es posible gracias a nuestro sistema de espejos móviles, que, al igual que hacen los girasoles, siguen el sol todo el día y dirigen la luz solar siempre al punto deseado.

PÓNGASE EN CONTACTO CON NOSOTROS, SIN COMPROMISO