Un caso real (II)

Un cliente nos ha pedido que iluminemos su casa localizada en el centro de Sevilla. Un antiguo patio de un edificio de 4 plantas, con pobre iluminación, a cuyo interior dan las ventanas de su salón y su cocina. ¿Podemos hacerlo? ¡Por supuesto!.

Sus vecinos también quieren iluminar sus casas porque también sufren de la misma pobre iluminación natural, así que tenemos una amplia comunidad interesada.

¿Cómo podemos hacerlo? ¡Fácil! Un par de nuestros espejos móviles en la azotea, y un conjunto de pequeños espejos en la fachada interior del patio, ¡y hecho! Cada uno de los vecinos recibirá luz por las ventanas de sus salones y cocina, como si el mismo Sol estuviese entrando por sus ventanas. Además, con las propias cortinas del salón y de la cocina conseguirían difuminar la luz que entra por las ventanas sobre todo el espacio, cambiando la impresión de la casa, iluminando sus vidas, ahorrando luz, y ahora en invierno, ¡calefacción natural!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s